Los blogs son sitios webs cuyo contenido se muestra en forma de artículos, llamados “entradas”. Su principal característica es lo dinámico de su contenido, que se actualiza periódicamente con nuevo material (siempre que el blog esté siendo llevado correctamente). El uso educativo de los blogs se convierte en un aspecto de primer orden como profesionales del e-Learning.

En educación, un blog tiene una gran utilidad. Sus ventajas, entre otras muchas, las exponemos a continuación:

  • La información está disponible en todo momento.
  • Se pueden colgar contenidos de todo tipo: texto, imágenes, videos, audios, etc.
  • Es fácil de gestionar, a menos que deseemos funcionalidades muy específicas (posicionamiento SEO, gestión de formularios, gestión de calendarios, etc.), que exigen instalación de complementos que requieren una mayor dedicación.
  • Es posible crearlos de forma gratuita con unas prestaciones básicas suficientemente útiles.
  • Se permite la interacción con quienes visiten el blog a través de comentarios anexos a las entradas (artículos) publicadas.
  • Se puede dar permiso de edición a varias personas, convirtiéndolo en un excelente recurso de trabajo colaborativo.
  • Al ser un recurso externo al aula y disponible en todo momento fuera de ella, es ideal para plantear tareas para fuera de clase.
  • Permite colaborar con otros docentes, enriqueciendo nuestros conocimietnos pedagógicos y recursos materiales.

Para que un blog tenga un buen funcionamiento, especialmente si tiene uso educativo, debemos intentar seguir las siguientes indicaciones:

  • Actualizarlo de forma periódica. No tiene por qué ser todos los días, pero sí con una continuidad manifiesta. Un blog mal actualizado da muy mala imagen y puede desanimar al alumnado en esta y en otras actividades online que pudiéramos proponer.
  • Responder con diligencia las consultas planteadas a modo de comentarios a nuestras entradas. Dejar sin responder a quienes participan, colaboran o, de alguna manera, muestran su interés por nuestro blog es un descuido que no podemos permitirnos si queremos mantener su eficacia.
  • Subir contenido que sea de nuestra propiedad o sobre el que tengamos permiso de publicación.
  • Si vamos a proponer el blog como una actividad más de clase, hay que plantear  tareas especialmente estimulantes y atractivas, ya que probablemente exija del alumnado un consumo de tiempo mayor que otras actividades, así como esforzarse en colaborar con otros compañeros de forma no presencial. En definitiva, hay que asegurarse de que tienen preparación técnica y suficiente motivación.